8 técnicas para que tu hijo desarrolle su creatividad
Innovación educativa desplegado-categoria3
Comparte en:

8 técnicas para que tu hijo desarrolle su creatividad

La creatividad es una habilidad que nos permite pensar en nuevas formas de acercarnos a las situaciones de la vida diaria. Por lo tanto, es posible aprender a desarrollarla y aplicarla.

 

De hecho, los procesos creativos tienen que ver más con una serie de pasos y técnicas realizadas de manera constante y disciplinada, que con una inspiración momentánea.

 

Por eso es posible y deseable que fomentes la creatividad de tu hijo, de modo que sea capaz de proponer distintas soluciones a cada reto que se le presente. ¿Cómo puedes hacerlo? Ayúdale a practicarla mediante las siguientes 8 técnicas:

  1. Observar con atención

Tu hijo alimenta sus pensamientos con todo lo que le rodea y percibe a través de sus sentidos. De ahí la importancia de brindarle información confiable, lúdica y acorde a su desarrollo mental.

 

Asimismo, tiene que darse la oportunidad de observar con atención y sin prisas. Así puede descubrir matices y detalles que hasta ahora le han pasado desapercibidos o no sabe cómo relacionar con otros conocimientos.

 

De esta forma tu hijo abrirá su mente a nuevas posibilidades y experiencias que pueden convertirse en procesos creativos.

  1. Crear un entorno

Desarrollar una idea creativa tiene que ser una experiencia divertida y motivadora. Para ello tu hijo requiere de al menos un espacio propio, silencioso y con luz suficiente, así como de materiales y tiempo libre.

 

Dicho espacio tiene que estar limpio, cómodo y adecuado a las necesidades e intereses de tu hijo. ¡Déjalo decorarlo y organizarlo a su gusto!

  1. Mover con sentido

La actividad física, el ejercicio y el deporte benefician la actividad cerebral y, por ende, la creatividad, porque ponen a tu hijo en situaciones en las que tiene que actuar bajo presión mientras aprende y se divierte.

 

Los paseos también son oportunidades para que tu hijo conozca y aprecie otros modos de vida o de estar en el mundo, lo cual sin duda le aportará conocimientos que más adelante pueden servirle.

  1. Fomentar la curiosidad

La creatividad es principalmente un hábito que se nutre de la curiosidad. Por ende, motiva a tu hijo a:

  • Realizar acciones constantes en las que se atreva a conocer más sobre aquello que le interesa.
  • Buscar nuevas fuentes de información y analizar los datos que obtenga.
  • No quedarse con la primera impresión de algo y proponer nuevos enfoques de acercamiento.

La idea es que continuamente se dé la oportunidad de acercarse a nuevos conocimientos y formas de pensar y resolver problemas, desde los personales hasta los que afectan a toda la humanidad.

  1. Pensar en preguntas

En el mundo actual siempre se están buscando soluciones para los problemas existentes. Sin embargo, quizá lo que más hace falta es replantear dichos problemas a partir de nuevas preguntas. Para eso es clave darse tiempo para reflexionar.

 

Al respecto, pídele a tu hijo que piense en preguntas que no son muy usuales acerca de algo específico que le interese. Al modificar el punto de vista desde el cual observa las cosas es probable que encuentre cómo innovarlas.

 

Una vez que tenga esas preguntas es conveniente que las apunte, a fin de complementarlas con ideas de otros e información verificada. Esa base teórica le permitirá improvisar, opinar o crear algo específico.

  1. Soñar despierto

Cuando la mente es libre tiene la capacidad de ingresar a memorias, emociones y conocimientos aleatorios previamente almacenados. La clave para usarlo de manera creativa está en dirigirlo hacia aquello en lo que se busca inspiración.

 

No obstante, ante cualquier problema o asunto por resolver, anima a tu hijo a que lo explore y evalúe el estado actual, adónde quiere llegar y cómo puede lograrlo. Es importante que tenga una base de conocimiento para que su mente pueda unirla a su creatividad.

  1. Practicar

Tu hijo no tiene que ponerle límites a su imaginación, sólo al marco de acción de su proceso creativo. Una vez que tenga un objetivo definido, no hay motivo por el cual no experimente con todo tipo de lenguajes, soportes, canales y medios que tengas a su disposición.

 

También puede reutilizar objetos e ideas que de entrada no parezcan las más indicadas para su proyecto. Si tiene un argumento sólido para llevarlo a cabo de ese modo se distinguirá del resto tanto en su forma como en su contenido.

  1. Documentar

Más allá de los resultados finales, a tu hijo le será útil documentar todos sus procesos creativos. Así puede evaluarlos, compararlos y mejorar algunos aspectos para sus siguientes retos, aventuras, experimentos y creaciones.

 

Además, motívalo a que apunte todo lo que le resulte interesante, intrigante o inspirador; esos extractos pueden modificar la forma en la que piensa y siente, así como impulsarlo a emprender un nuevo proyecto.

 

En síntesis…

Para que tu hijo potencie su creatividad necesita buscar y andar nuevos caminos, acercarse a personas, conocimientos y experiencias que lo motiven a descubrir y practicar el cuestionamiento, la investigación, la imaginación y, por último, la creación.

 

Asimismo, tu hijo tiene que ser capaz de distinguir lo importante de aquello que no lo es, para luego concentrarse en el desarrollo y la implementación de propuestas creativas que busquen el bienestar personal y colectivo.

educacion_personalizada_alamos

Fuentes

“Cómo desarrollar la creatividad en los adolescentes”. Espacio psicofamiliar. (s. f.). Retomado de: https://espaciopsicofamiliar.es/desarrollar-la-creatividad-educacion-secundaria/

Rodríguez, José. “9 formas de preparar tu cerebro para ser más creativo”. IHODL. 26 de marzo de 2019. Retomado de: https://es.ihodl.com/lifestyle/2019-03-26/9-formas-de-preparar-tu-cerebro-para-ser-mas-creativo/

Serrano, Rocío. “Adolescencia y creatividad: hijos geniales”. Hacerfamilia. 10 de agosto de 2020. Retomado de: https://www.hacerfamilia.com/adolescentes/adolescencia-creatividad-hijos-geniales-20180709131222.html

Comparte en:
Iter Grupo Educativo Kidú
Álamos Fontanar