6 pasos para convivir con tu hijo adolescente
Educando en familia desplegado-categoria4
Comparte en:

6 pasos para convivir con tu hijo adolescente

Es normal que la conducta de los adolescentes cambie porque están pasando por cambios físicos, hormonales y mentales que los tienen confundidos. Muchas veces estos cambios se pueden ver reflejados en reacciones desproporcionadas que son su forma de pedir ayuda y ante las cuales los padres a veces no sabemos cómo reaccionar.

En estos momentos de la vida de tu hijo siente la necesidad de ser libre y da sus primeros pasos intentando resolver sus problemas y confusiones por sí mismo. Sin embargo, como padres, sabemos que la inexperiencia es un factor en contra y que debemos estar a su lado para guiarles por el sendero correcto sin invadir su privacidad.

 

El primer y más grande reto de tu hijo adolescente es domar y controlar sus propias reacciones. Cosa para la cual, debemos enseñar a los jóvenes la virtud de la templanza. 

 

<< Como enseñar templanza a tu hijo >>

 

Demos enseñarle esta virtud de Dios porque aunque hayamos criado jóvenes con un alto grado de inteligencia y un gran corazón, al ser adolescentes y poseer aún un carácter primario, pueden soltar el timón de su vida ante una frustración o ante un dolor repentino y sentirse inesperadamente confundidos.

Pasos para tratar con un hijo adolescente

Ante estas reacciones desproporcionadas que a veces surgen en nuestros hijos es muy importante tener una pauta de actuación racional y sistemática que impida que los padres se dejen arrastrar por los efectos de la tormenta.

  • Mantén la calma y recuerda siempre mostrar el amor hacia tu hijo. Puede ser complicado en un momento de crisis pero respira profundo varias veces antes de contestar con fuertes frases de desaprobación o regaño y hazle sentir tu amor.
  • Hazle sentir tu empatía. Acepta que sus razones son válidas, esto no quiere decir que vas a estar de acuerdo, pero dile que entiendes sus razones.
  • Hazle saber que es importante intentar calmarse para actuar de forma más coherente y hacerle ver que ese tipo de reacciones lo único que hacen es dañarla y destruir la relación familiar sin solucionar el verdadero problema.  
  • Piensen en la raíz verdadera de su enojo o frustración. Platicando pueden llegar a encontrarla, no tiene porque ser algo tan profundo, tal vez se sienta incómodo con su cuerpo o simplemente las hormonas lo traigan de mal humor. 
  • Usa frases de expresiones como “sé cómo te sientes y lo que eso significa para ti, me imagino lo que eso puede molestarte” es de gran ayuda para el adolescente.
  • Lleguen a conclusiones ¿de qué sirve que hayan hablado horas si no concretaron nada? Ayúdale a expresar los motivos de sus enfados, a conocerse, y a empezar a sustituir los enojos por acciones útiles y beneficiosas para ella y los demás.

La adolescencia es una transición retadora tanto para los jóvenes como para los padres, por ello, en el Colegio Álamos, somos una secundaria y preparatoria para niños especializados en el desarrollo y formación de nuestros chicos.

 

Te acompañamos en este duro pero amoroso momento de acompañamiento de tus hijos, donde mediante sesiones de preceptoría a lo largo del año nuestras especialistas en desarrollo DAIP (Desarrollo Armónico e Integral de la Persona) platican con las familias sobre la evolución y progreso de los alumnos.

 

De esta forma, juntos, podemos atender las necesidades de los adolescentes para llevarlos de la mano en esta transición de niños a jóvenes de forma agradable a los ojos de Dios.

Conoce el Colegio Álamos >

Comparte en:
Iter Grupo Educativo Kidú
Álamos Fontanar