¿Cómo fomentar la perseverancia en tu hija?
Educando en virtudes consejos-para-ser-mejor-papa-categoria1
Comparte en:

¿Cómo fomentar la perseverancia en tu hija?

La perseverancia es el esfuerzo continuo que cualquier persona necesita para conseguir las metas y objetivos que se propone. Entonces, ¿cómo fomentar en tu hija esta habilidad?

 

La perseverancia puede inculcarse desde que las niñas son pequeñas y desean ser autónomas en algunas actividades de la vida cotidiana. De esa manera empezarán a buscar por sí mismas soluciones para superar los obstáculos que encuentren en su camino.

 

Con respecto a tu hija, guíala para que termine lo que comience, e incluso ayúdala si es algo muy complicado, pero no caigas en la tentación de resolverle todo. Al hacerle un bien inmediato evitarás que ella sea responsable, especialmente si falla en algo, porque no tendrá la oportunidad de aprender del proceso y modificar lo que haga falta de cara al futuro.

 

Además, gracias al ejercicio de la perseverancia tu hija tendrá:

  • Una alta autoestima.
  • Una actitud independiente.
  • Una gran capacidad de autocontrol.

Enseguida te compartimos seis pasos para que formes una estrategia que le permita a tu hija aprender a ser perseverante en su vida personal y académica.

1. Define sus objetivos

Primero, analiza el entorno familiar y escolar de tu hija. Después, fija metas adecuadas a su desarrollo físico y mental. Deben ser lo suficientemente difíciles para que ella se sienta satisfecha de conseguirlas, pero no tanto para que se sienta agobiada. Los objetivos tienen que ser claros para que tu hija pueda evaluar de manera constante su progreso.

2. Fórmale hábitos

Para que tu hija adquiera hábitos tiene que hacer las cosas de manera repetida, hasta que las domine y las considere parte de sus rutinas de bienestar personal. Además, los hábitos le brindarán a tu hija la suficiente resistencia para hacer grandes esfuerzos y tolerar la frustración cuando surjan problemas.

 

Dado que la resistencia es una virtud que se consigue mediante el aumento paulatino de la dificultad de una tarea, piensa en una actividad artística o deportiva que a tu hija le guste, a partir de la cual pueda esforzarse a fondo mientras se divierte y aprende valores.

3. Háblale de las consecuencias

Conforme tu hija crezca debe saber que sus acciones tienen consecuencias, por lo cual debe pensar bien antes de llevarlas a cabo. En ese sentido, si ella abandona una tarea de cualquier índole, habrá una reacción que puede no ser agradable.

 

Por ende, tu hija debe saber desde el inicio qué implicaciones puede tener el hecho de no completar sus actividades. Eso, además de ser lo justo, le permitirá saber qué afrontará en caso de que no termine algo o no lo haga como corresponde.

4. Ponle el ejemplo

Tu hija puede aprender el valor de la perseverancia a partir de tu ejemplo. Por lo tanto:

  • Trata de ser congruente: persevera en tus labores y cuéntale tus avances; muéstrale con hechos y palabras que vale la pena esforzarse por algo.
  • Mantén el control de tus sentimientos para que ella vea cómo la fortaleza anímica puede sostenerla en momentos complicados.
  • Cuando algo no te salga a la primera explícale que algunos objetivos requieren mayor esfuerzo, por ende no hay que desistir y hay que seguir aprendiendo y valorando los logros dentro del proceso.

5. Revisa sus creencias y motivaciones

Hay algunas ideas que pueden dificultar la perseverancia en tu hija. Por ejemplo:

  • Pensar, de inicio, que no llegará a la meta porque está muy lejana.
  • Sentir que es incompetente y que no es buena para casi nada.
  • Creer que si algo no se hace perfectamente más vale no hacerlo.
  • La creencia de que las cosas se merecen sin esfuerzo.

Por eso no olvides motivarla siempre que puedas; dale confianza para actuar y permítele equivocarse, pero no la dejes sola, anímala a levantarse y seguir.

 

Asimismo, aunque hay sentimientos como la inseguridad o el miedo que la pueden desanimar, enséñale a hablar consigo misma para tranquilizarse, a lo cual también le ayudará respirar hondo y poner en perspectiva la tarea que tiene por delante, es decir, pensar en si es prioritaria y urgente o no.

6. Otórgale premios

Si quieres reforzar y favorecer toda la estrategia de perseverancia en tu hija no olvides premiarla. Recompensa sus labores exitosas a través del reconocimiento, elogios, muestras de cariño e incluso algún regalo. Si consideras que se ha esforzado lo suficiente, entonces merece que la premies, aun cuando no haya llegado a la meta fijada.

Perseverar en lo importante

Por último, cabe mencionar lo siguiente: si en una tarea específica hay imponderables y circunstancias fuera del alcance de tu hija, tiene que ser prudente y no continuar con ello. Aprender cuándo hacerlo es parte del ejercicio de la perseverancia, puesto que no es fácil tomar una decisión de este tipo y tiene que ser la última opción.

 

En el Colegio Fontanar contribuimos al desarrollo integral de tu hija con nuestro proyecto formativo personalizado que, mediante preceptorías, fortalece tanto su mente como su espíritu para que ella sea capaz de completar cualquier proceso difícil al que tenga que enfrentarse.

educacion_peresonalizada_fontanar

Fuentes

Enríquez, Cortijo. “El valor de la perseverancia”. Universidad de Padres. 29 de enero de 2019. Retomado de: https://universidaddepadres.es/blogup/el-valor-de-la-perseverancia/

Muñoz, Ana. “La perseverancia como una de las fortalezas del carácter”. About Español. 1 de noviembre de 2019. Retomado de: https://www.aboutespanol.com/la-perseverancia-como-una-de-las-fortalezas-del-caracter-2396444

Comparte en:
Iter Grupo Educativo Kidu
Alamos Fontanar