De niña a mujer: el camino del autocuidado
Educando en virtudes consejos-para-ser-mejor-papa-categoria1
Comparte en:

De niña a mujer: el camino del autocuidado

En la vida diaria estás inmersa en un sinfín de situaciones apremiantes y cambios biológicos que no siempre te dejan ver la importancia de estar bien física y emocionalmente.

 

Por ello, en el camino que ahora transitas para convertirte en mujer, es importante que hagas actividades relajantes que te permitan concentrarte en ti misma. De ese modo podrás reconocer tus emociones y pensamientos, y en consecuencia tomarás mejores decisiones que respondan tanto a tus necesidades como a tu proyecto de vida.

 

Al cuidado que haces de todos los ámbitos de tu persona se le denomina autocuidado. La idea es que forme parte de tu rutina diaria y que, en lugar de sentir que es una obligación, lo percibas como la manera de procurar tu bienestar personal.

 

Lo importante del autocuidado es que te permitas disfrutar las cosas que a ti te funcionan, tomes conciencia de quién eres y aprendas a amarte con tus virtudes y defectos. A continuación te compartimos una serie de consejos que puedes ir probando y agregando poco a poco a tus hábitos de cuidado y crecimiento personal.

 

Reflexiona sobre tus emociones

El estrés, la ansiedad y los pensamientos negativos son respuestas normales a determinadas situaciones. Concéntrate en lo que te hizo sentir así, reconoce lo que puedes controlar y lo que no y evita anticiparte a situaciones que todavía no ocurren.

 

También es importante que pongas más atención en las emociones positivas y en qué las detona, así podrás reproducirlas más a menudo, lo que a su vez te hará sentirte más plena. No olvides mantener una actitud realista sin dejar de ser optimista.

 

Lleva una dieta sana

Aunque la decisión de qué se come en casa no está en tus manos, sí puedes sugerir que los alimentos que consuman sean sanos, variados y ricos. Come sin culpa y lo necesario para sentirte saciada; aprende a conocer las señales que al respecto te da tu cuerpo.

 

Si en general comes de manera saludable te evitarás molestias físicas, como dolores de estómago y cabeza, y tendrás la energía suficiente para cumplir con tus labores y dedicar tiempo a tus hobbies e intereses.

 

Haz un poco de ejercicio

Si no estás habituada a hacer ejercicio diariamente, comienza con intervalos de 5 o 10 minutos diarios en algún espacio amplio que tengas dentro de casa. Busca practicar un deporte o una rutina que te divierta, y justo velo como un modo de activar tu cuerpo mientras la pasas bien.

 

Conforme pase el tiempo verás los resultados y podrás aumentar la duración de los ejercicios. Eso te permitirá sentirte más fuerte, ágil, despierta y lúcida, ya que la actividad física no sólo fortalece el cuerpo, también le otorga disciplina y temple a la mente.

 

Duerme tranquila

Si por las noches te cuesta trabajo conciliar el sueño, identifica las actividades que realizas antes de dormir: ¿pasas mucho tiempo en el celular o frente al televisor?, ¿cenas pesado?, ¿piensas demasiado en el futuro o el pasado? Intenta cambiar estos hábitos por leer en vez de estar frente a una pantalla, cenar dos horas antes de dormir y centrarte en pensamientos de gratitud a Dios, a la vida y a tu familia antes de ir a la cama.

 

Aprende algo nuevo

Además de lo mucho que aprendes en la escuela, piensa si te gustaría adquirir una habilidad, desarrollar un talento o simplemente saber más acerca de un tema de tu interés. En internet hay infinidad de cursos virtuales, tanto gratuitos como de pago, para aprender a tocar un instrumento, dibujar, hacer manualidades, entre muchos otros.

 

Busca algo que realmente te interese y enfócate en lo divertido de aprender, más allá de si te sale bien o no de manera inmediata. Y si en algún momento te das cuenta de que ya no te hace feliz, suéltalo y experimenta algo más.

 

Convive con la naturaleza

Si en tu casa tienes un patio o un jardín, ¡aprovéchalo! Camínalo, aprecia su belleza y conoce a los seres vivos que lo habitan. También puede realizar un picnic, acampar una noche ahí u organizar una comida al aire libre con tu familia.

 

El hecho de rodearte de la naturaleza y de aire libre te ayudará a desconectarte un poco de la rutina y la sobrecarga de información por pasar tanto tiempo frente a las pantallas.

 

Alterna momentos de actividad con momentos de calma

No siempre debes estar haciendo algo. Procura tener momentos de tranquilidad en los que te permitas estar sin algo específico que realizar; eso es muy positivo para tu autoconocimiento y para que no te sientas estresada.

 

Además puedes meditar u orar por unos cuantos minutos para concentrarte en el aquí y ahora. Recuerda que tu desempeño en todo sentido mejorará si te permites suficientes espacios de descanso y cuidado.

 

En el Colegio Fontanar contamos con un modelo educativo que nos permite velar por el desarrollo integral de cada niña, puesto que el objetivo de nuestro proyecto es formar mujeres alegres y capaces de lograr todo lo que se propongan.

 

Colegio-Fontanar-conoce-mas

 

Fuentes

“Autocuidado de niños, niñas y adolescentes”. Hrvatska Skola San Esteban. 3 de diciembre de 2019. Retomado de: https://www.hssanesteban.cl/blog/autocuidado-de-ninos-ninas-y-adolescentes/

 

“El arte del autocuidado para las mujeres”. Ándale mujer. 12 de agosto de 2018. Retomado de: https://andalemujer.com/el-arte-del-autocuidado-para-mujeres/

 

Jumique, Andrea. “Cómo promover el autocuidado y la importancia de la salud en niños y adolescentes”. Prensa Libre. 17 de junio de 2020. Retomado de: https://www.prensalibre.com/vida/salud-y-familia/como-promover-el-autocuidado-y-la-importancia-de-la-salud-en-ninos-y-adolescentes/

Comparte en:
Iter Grupo Educativo Kidu
Alamos Fontanar