9 claves para elegir el mejor kínder para tu bebé
Educando en familia
Comparte en:

9 claves para elegir el mejor kínder para tu bebé

El ingreso al kínder es un cambio muy importante para nuestros niños, pues pasan de un ambiente familiar, que siempre le ha proporcionado seguridad y protección, a un ambiente nuevo y desconocido, con otros niños, personas extrañas, nuevas reglas, etc.

 

Como papás, lo único que podemos pensar es que queremos que ese momento de cambio valga la pena para nuestros hijitos. Por eso, te compartimos 9 claves para verdaderamente elegir el mejor kínder para tu bebé.

  1. Que realmente entiendan a tu hijo

Un colegio y una maestra que tiene el amor y la paciencia de observar e identificar lo que cada pequeñito necesita, sin duda alguna, son un gran punto a favor de un colegio. Así como no tratas igual a todos tus hijos. porque has identificado que, a pesar de ser hermanos, son muy distintos entre ellos, lo mismo debe suceder en el kínder.

 

Elige un colegio que celebre y reconozca la individualidad de cada uno de los peques para proporcionarles la guía y la educación tal como la necesitan.  

  1. Instalaciones adecuadas y seguras

El kínder tiene que se un lugar maravilloso para tu hijo; colorido, lleno de materiales llamativos que le inviten a aprender y mobiliario que le haga sentir que pertenece a ese lugar. También debe ser un espacio seguro porque tu hijo pasará ahí la mayor parte del día. Consulta si el colegio cuenta con cámaras y personal de seguridad que resguarden las instalaciones.

  1. Un kínder con experiencia

Es necesario elegir un kínder que tenga experiencia educando a los más pequeñitos del hogar. Los años te aseguran que han tenido vivencias con diversas situaciones y con niños de diversas características, lo que les permite enfocar de forma adecuada sus esfuerzos en la enseñanza de tu hijo.

 

Nunca está de más conocer los años que tiene un kínder en su labor como educador de nuestros pequeñitos.

  1. Comprueba que los niños de ese kínder se sientan felices

Nuestros bebés son el tesoro más preciado que la vida nos dio y nada nos ocupa más en la vida que hacerlos y verlos felices. Por lo tanto, el kínder también debe ser un lugar feliz para ellos.

 

El kinder puede tener el mejor método educativo, pero si tu hijo no es feliz, simplemente no vale la pena que siga yendo a ese lugar.  

  1. Un colegio donde tu peque pueda cursar toda su vida estudiantil

Un proyecto educativo familiar abarca toda la vida estudiantil de tu pequeño, desde el kínder hasta la preparatoria. Si el colegio que eliges tiene estos grados escolares, entonces será más fácil para tu hijo o hija tener una continuidad tanto en la metodología para enseñar, cómo en el seguimiento a su crecimiento personal.

 

Esto le dará a tu peque seguridad y estabilidad cuando llegue el momento de saltar a otros niveles escolares.

  1. Qué sea preferentemente un kínder bilingüe

El idioma inglés es una asignatura tan básica en la actualidad como español o matemáticas. Busca un kínder bilingüe, pues es la edad perfecta para que tu hijo aprenda un segundo idioma de forma natural y mucho más fácil.

 

El segundo idioma le abrirá las puertas hacia experiencias estudiantiles internacionales y, en un futuro, a grandes oportunidades de trabajo.

  1. Formación en todos los ámbitos de su vida

Como padres solemos ocuparnos más del aspecto académico y afectivo de nuestros pequeñitos y descuidamos otros ámbitos como el espiritual, el social, el deportivo o el cultural.

<< Los aspectos más importantes a cuidar en tu pequeño >>

 

Cada aspecto de la vida de tu peque debe ser fortalecido y trabajado tanto en el colegio como en el hogar, de esta forma podrá vivir su vida de una forma armónica.

  1. Profesores preparados

Los profesores juegan un papel importante en la vida de tu hijo, por ello, es básico que estén preparados, no sólo en el aspecto pedagógico y educativo, sino que también cuenten con estudios en programas para el desarrollo de aspectos personales.

  1. Comunicación estrecha entre el colegio y tú

La interacción entre hogar y escuela es de suma importancia para el crecimiento de los más pequeños del hogar. Cuando nuestros hijos son tan pequeñitos, es complicado que ellos mismos puedan identificar si se sienten mal y porqué se sienten así.

 

Para ello, es indispensable la comunicación entre el colegio y los papis. Esto permite al colegio entender a tu familia, cuáles son sus metas, cuál es el proyecto educativo y personal que quieren para sus hijos, y sobre eso trabajar.

 

Kidú es un Kínder Bilingüe que busca y fomenta la relación estrecha entre familias y colegio por medio de preceptorías (seguimiento personalizado) a lo largo del ciclo escolar. De esta forma podemos enseñar y querer a tu hijo de una forma especial, siempre entendiendo que cada pequeñito es diferente y que cada uno de ellos tienen necesidades especiales; preocupándonos por abarcar todos los aspectos de su vida, desde el académico hasta el espiritual, por medio de nuestra inspiración católica.

Conoce más sobre Kidú >

Comparte en:
Iter Grupo Educativo Kidú
Álamos Fontanar