¿Qué virtudes debo enseñarle a mi pequeño, de acuerdo con su edad?
Educando en familia
Comparte en:

¿Qué virtudes debo enseñarle a mi pequeño, de acuerdo con su edad?

Cuando somos papás de niños pequeñitos enseñarles a vivir con virtudes puede parecer un concepto abstracto, y no sabemos por dónde empezar. Una forma sencilla y natural es comenzar de acuerdo con los periodos sensitivos y conforme a los núcleos de virtudes.

Aquí te explicamos estas dos formas de acuerdo a la edad de tu pequeño.

1. Enseñar virtudes según los periodos sensitivos

¿Qué son los periodos sensitivos?

Son etapas de la vida de tu pequeño en las que adquiere una determinada habilidad, la cual da paso a la siguiente; sin embargo, en muchos casos pueden estar desarrollando varias a la vez.

 

Este periodo comprende entre los 0 y los 6 años. Es una época en la vida en la que se aprende más a través del movimiento y del tacto. Estos periodos dejan huellas positivas en las células cerebrales; es decir, ayuda a la creación de hábitos.

¿Cuáles son los periodos sensitivos de tu bebé?

 

Periodo sensitivo

Edad

Lenguaje

Entre los 0 y los 6 años

Orden

Entre el año y medio y los 4 años

Refinamiento de los sentidos

Entre los 2 y los 6 años

Movimientos

Entre los 0 y los 2 años

 

<< Formas de inculcar virtudes en tu pequeño >>

2. Enseñar virtudes según los núcleos de la virtud

Existen una serie de virtudes nucleares y otras tantas que se encadenan a partir de las primeras. Lo anterior parte del principio de que existen 4 núcleos.

 

Virtud nuclear Edad
Autodominio y orden A partir del año y medio
Trabajo y esfuerzo A partir de los 3 años
Generosidad y solidaridad A partir de los 2 años
Madurez y responsabilidad A partir de los 4 años

 

Al cuidar una cualidad de tu hijo, él o ella mejorará en un conjunto de muchos otros buenos hábitos, lo que se conoce como el principio de armonía de las virtudes.

 

Aquí te dejamos un ejemplo de las virtudes nucleares y las virtudes anexas que puedes trabajar en tu peque.

  • Autodominio y orden: higiene, limpieza, ahorro.
  • Trabajo y esfuerzo: perseverancia, sentido de la responsabilidad, atención al detalle.
  • Generosidad y solidaridad: respeto al prójimo, tolerancia, espíritu de servicio, empatía.
  • Madurez y responsabilidad: libertad, criterio, espíritu crítico, decisión, valentía, firmeza.

Un sólo acto no formará la virtud, hace falta repetirlo y hacerlo con total consciencia; hay que hablar con nuestros hijos para que entiendan por qué se hace y que al actuar deben hacerlo con profunda convicción, incluso si mami, papi o sus maestras no lo están viendo.

 

Por ello, tanto en el kínder como en el hogar es importante estar alineado en la enseñanza de virtudes que formen pequeñitos felices y convencidos de actuar y hacer el bien. De ahí la importancia de elegir para nuestros hijos un kínder bilingüe como Kidú, en donde la enseñanza de virtudes con amor es tan importante como el desarrollo académico.

Conoce más sobre Kidú >

 

 

 

Comparte en:
Iter Grupo Educativo Kidú
Álamos Fontanar